"A los 18 o 19 ya se me cruzaba por la cabeza no jugar más" – URUGOL – Portal de Noticias del fútbol Uruguayo e Internacional

Elías Figueroa tenía 15 años cuando Ferrín lo descubrió en Paysandú. Con 17 años fue el goleador de Uruguay en un Sudamericano y debutó en Liverpool. Antes de los 20, ya había entrenado en Chelsea, pudo haber jugado en Racing de Santander o Sporting Braga, y hasta fue presentado en Atlético Mineiro. Hoy, con 25 años, está sin club, asegura que nunca pudo explotar y confiesa que muchas veces pensó en retirarse. Esta es la historia del futbolista que “no jugaba diez partidos y no pasaba nada, pero jugaba dos o tres y me decían: ‘Te vas mañana’”.

Hasta el día de hoy, su mamá, Alicia, le sigue diciendo “Ricardito”. El nombre lo eligió su padre: hincha de Peñarol, tenía como ídolo al chileno Elías Ricardo Figueroa. El hombre en cuestión nació en el verano de 1988 y es oriundo de Casablanca, un pueblo de Paysandú que según el censo de 2011 tiene una población de 343 habitantes.

En la ciudad de Paysandú, Elías jugaba en el club Independencia, donde en 2004 se consagró campeón de la Liga Departamental jugando en sub 15. “Jugaba y trabajaba ahí, era canchero, cuidaba la cancha. Fue donde me formé”, cuenta.

De ahí en adelante, hasta los 20 años, Figueroa vivió el sueño del pibe. Tenía 15 años cuando Ferrín y Castelnoble lo vieron en Paysandú y lo invitaron a incorporarse a la sub 16 de Uruguay. O sea que el jóven viajó a Montevideo, sin formar parte de un club de AUF, y se calzó la celeste. “Tomé conciencia de eso, pero no de que se me diera todo tan rápido y bien. Tenía que venir a la capital y además me tenía que ir bien. Enseguida llegué a Liverpool”.

En 2005, con 17 años, fue el goleador de Uruguay en el Sudamericano de la categoría e integró el plantel que jugó el Mundial. En aquella sub 17, los delanteros titulares, generalmente, eran Figueroa y Enzo Scorza. Compartió equipo con quien hasta el día de hoy es su amigo, Emiliano Alfaro: “Hicimos amistad extra fútbol, con la familia. Siempre va a quedar la amistad, cuando el viene nos comunicamos y nos juntamos”.

También en 2005, debutó en Liverpool. Ante Fénix, Voltaire García lo mandó a la cancha: “Me acuerdo que me marcaba un jugador experiente. Me dijo dos o tres cosas y yo intentaba no entrar. Al segundo partido jugué contra Cerro en Belvedere y ahí hice un gol. Primer gol en Primera”. Uno de los jugadores que lo guió en aquellas épocas fue Marcelo Tejera.

Dos años más tarde, en la sub 20, Figueroa tendría como compañeros de selección a Edinson Cavani y Luis Suárez. Con el primero, en el sudamericano, compartía la delantera titular. En el Mundial le tocó alternar pero fue titular en un encuentro. Hoy, cada vez que Cavani viaja de Italia a Uruguay, pasa a visitar a su amigo.

Sus actuaciones en esas selecciones lo pusieron en un rol protagónico para la opinión pública y para varios equipos europeos. Lo quiso Palermo de Italia, en donde hubiese sido compañero de Cavani. También podría haber sido compañero de Suárez. Recuerda que el DT de Groningen lo vino a ver en acción en Belvedere, en un Liverpool – Nacional. Luego del encuentro, tuvo una reunión con el entrenador. “Te vamos a llevar para que juegues de 9, ahí en el área. Y te vamos a llevar a Suárez: el va a jugar por todo el frente de ataque y vos vas a hacer los goles”, le prometió el hombre.

También lo vino a buscar el presidente de Racing de Santander y hasta se despidió de su familia y sus amigos porque se iba a Sporting Braga con Luis Aguiar, pero en el aeropuerto le avisaron que no viajaba, mientras Aguiar le pedía por teléfono, desde el avión, que por favor se suba.

La lista no termina ahí, porque llegó a viajar a Brasil para sumarse a Atlético Mineiro. Pasó la revisación médica, fue presentado en conferencia de prensa, le mostraron las instalaciones, “y hasta me dijeron donde iba a dormir”. Aquella vez, por la forma de pago que propuso el club brasileño, que no era al contado, el presidente de Liverpool no aceptó el negocio.

Y todo lo anterior, no es nada comparado con la prueba que realizó en Chelsea a los 18 años. Sí, el Chelsea de Mourinho. Y no lo invitaron para pasear dos semanas por Londres. Lo invitaron para evaluar cómo se adaptaba al fútbol inglés, en marzo, cuestión de negociar la transferencia a mitad de año. Y para ganar experiencia en Europa, lo mandaban a préstamo a Porto.

¿Cuál es el desenlace de esta historia? Te lo cuenta Elías Ricardo Figueroa.

-¿Cuántos años estuviste en Liverpool?

Fueron 8 o 9 años.

-¿Por qué no renovaste contrato?

Fue un acuerdo que tuvimos. Yo había renovado en 2010 y era la última vez que lo hacía porque sentía que en Liverpool, no avanzaba, ni tampoco retrocedía, me estancaba… Es una de las mejores instituciones, incluso de la que yo soy hincha, y la aprecio mucho, pero necesitaba un cambio de aire y seguir en Liverpool no me iba a ayudar.

-¿Fue duro el día que debiste abandonar la institución?

Yo ya lo tenía pensado. Agarré mis cosas y ta… Fue doloroso por el hecho de que viví muchas cosas. Fuimos a una copa internacional por primera vez. Me tocó estar en esa historia, formar parte. Estuve cuando Liverpool hizo 34 puntos y no pudo salir campeón, fue la vez que hizo más puntos. Y jugué con grandísimos jugadores que a lo largo de esos años pasaron por la institución.

-¿Te fuiste bien de Liverpool?

Me fui contento porque ellos a mi me dieron todo. Me dieron todo lo que estaba al alcance de ellos. No me fui contento conmigo por la manera en que me tuve que ir, por ser hincha del equipo me quería ir de otra manera. O saltar a otro lugar y mañana volver.

-¿Y con la gente del club?

La gente bien, como en todos lados, jamás tuve problemas. Los dirigentes, espectacular. Palma conmigo se portó como un padre siempre, no tengo nada que decir de él. Las cosas que no se dieron tampoco fueron culpa de él. Los compañeros excelentes, todos los que tuve.

-Mientras charlábamos me dijiste que nunca pensaste, cuando viniste a la selección sub 16, “que se me diera todo tan rápido y bien”. Pero fue así, debutaste en Liverpool con 16 años, fuiste goleador de Uruguay en un Sudamericano con 17 años y con 18 años recién cumplidos estabas entrenando en Chelsea. ¿De qué se trató aquel viaje a Londres?

Fue una prueba de adaptación, para saber cómo me sentía en el medio inglés, para después sí empezar a negociar. Yo me sentí muy bien, entrené con la mayor. Fue el Chelsea que se contactó con Liverpool y viajé con mi representante, que era Gustavo Nikitiuk. Me tocó jugar un amistoso en donde jugaron figuras. Los que no jugaron la Champions esa semana aprovecharon para hacer fútbol ahí. Estaba Gudjohnsen.

-¿Quién te recibió?

Estaba Mourinho pero me recibió el ayudante de él, el DT de la Reserva. Me presentaron a todo el grupo y estuve entrenando definición con Mourinho. Ricardo Carvalho se portó muy bien conmigo porque era el que hablaba mejor español. Y pasaron dos o tres años y Crespo me mandaba saludos, yo no lo podía creer. Compartí pocos entrenamientos con él, pero me llevaba y charlábamos. También estaban Drogba, Lampard, Terry, un equipazo.

-Aquello fue en marzo. ¿Recordás que se decía que a mitad de año te contrataba Chelsea y te ponía a préstamo en Porto?

Me acuerdo.

-¿Por qué no se dio?

No sé, yo no intervenía en ninguna negociación. Eran Liverpool y mi representante. Se hablaba de la contratación y un préstamo para adquirir experiencia. No se terminó dando, pero me sirvió como experiencia.

-Mirabas para el costado y jugadores como Suárez y Cavani, que estaban a tu nivel, se iban a jugar al exterior. Mientras, vos seguías en Uruguay. ¿Eso hacía que te cuestionaras tu potencial?

Eso fue una de las partes duras. Porque se iban y yo me preguntaba porqué yo no me iba. No es que yo no quería que ellos se vayan, es que quería que me pasara lo mismo que ellos, irme y probar como era jugar en el exterior, demostrar que estaba capacitado para hacerlo. Porque, más que nadie, yo confiaba en mis condiciones. Yo estaba seguro y estoy seguro que me voy para fuera y puedo demostrar mis condiciones y el potencial que tengo.

-¿Qué había de cierto cuando en cada periodo de pases se mencionaba tu nombre para salir al exterior?

Yo sabía por los rumores, porque todos se enteran. De que me iba, que salía en la prensa, en todos los periodos de pase se hablaba de mi apellido y lo sentía. Quería no sentirlo a veces pero lo sentía.

-¿Eso te descolocaba?

Es que pasé muchas… Fui tres veces al aeropuerto, por ejemplo. Eso implicaba, cada vez, despedirme de los compañeros, la familia… Una vez me reuní con el presidente de Racing de Santander y cuando me pidió el pasaporte comunitario yo no lo tenía. Son cosas que me sorprendían y a esa altura uno ya tenía la ilusión de que se iba a jugar a otro país.

-¿En esa ocasión habías viajado a España?

Vinieron a buscarme. Teníamos los pasajes marcados y todo, y se enteró acá que yo no tenía pasaporte comunitario. Ahí echaron para atrás, fue insólito. Enseguida de eso surge lo de Atlético Mineiro, que ahí sí viajo, me presentan en conferencia de prensa, hago la revisación médica, etc.

-¿Cómo era volver a empezar después de un pase caído?

Es lo más difícil de todo, por la ilusión que tenés. Me tocó vivir momentos difíciles, pero jamás le guardé rencor a nadie, porque lo menos que quería Palma era el mal para mí, con la relación que tenía conmigo…

-¿Tampoco le guardás rencor a tu representante?

No creo que Gustavo Nikitiuk, que era quien me representaba en ese momento, quisiese algo malo para mí, solo quería el bien.

-¿Por qué creés que no se daba?

Nada más que no se daba.

-¿Cómo soportaste que te suceda tantas veces?

Fueron muchas cosas, porque si hubiera pasado una vez creo que uno más o menos lo lleva. Pero fueron tantas seguidas que lo que después pensaba: ¿Cómo estoy jugando al fútbol todavía?, ¿qué hago?, ¿no es para mi? Muchas veces pensaba en no jugar más, no ir a entrenar más.

-¿Pensaste en retirarte?

Pensé en dejar muchas veces. Ya a los 18 o 19 años se me cruzaba por la cabeza no jugar más.

-¿Por qué?

Porque me pegaba. Un pase caído en esa época, siendo joven, dolía mucho. Después, ya por costumbre, trataba de no meterme mucho en los problemas. Si tenían que hablar el representante y el club, yo no intervenía. Se había un pase que estaba en duda, no intervenía. Trataba de aislarme pero fue duro, fue jodido.

-¿Alguna vez imaginaste el desenlace que tuvo tu historia con Liverpool?

Lo que nunca pensé fue en terminar el contrato de esta manera. Porque si yo terminaba el contrato con Liverpool y me iba enseguida a otro club… El tema es que van para seis meses sin jugar y en este tiempo yo pensé mucho, me trajo muchos recuerdos, ganas de jugar, ganas de hacer bien las cosas. Este momento me sirvió mucho para reflexionar, pero me ha traído muchos recuerdos.

-¿Es correcto afirmar que nunca pudiste explotar?

Si.

-¿Por qué?

Porque pienso que nunca logré continuidad. Creo que fue por todo lo que pasaba, todo el entorno, que ni aislándome igual caía. Me pasaba que no jugaba diez partidos y no pasaba nada; ahora, jugaba dos o tres partidos bien y me decían: “Te vas mañana”, “ya te quiere todo el mundo”… Empezaba a trabajarme la cabeza y ahí era cuando decaía.

-¿Pensaste en asistir a un psicólogo?

Si. Estuve reunido con Gabriel Gutierrez, el de la selección. Iba e intentaba volver pero no podía, no me daba. Pensaba que él no podía hacer nada, era duro.

-¿Creés que cometiste errores?

Cometí muchos errores.

-¿Y creés que esos errores te sirvieron de aprendizaje?

Estoy agradecido de haber cometido errores porque sino nunca hubiese aprendido en la vida. Aprendí mucho de eso. Hoy creo que tengo la cabeza mucho más clara, mucho más centrada de lo que la tenía a los 20 años. Ahí cometía errores y me cerraba en mis errores. Me decían no lo hagas y no escuchaba. Hoy sí escucho mucho, tengo ganas de aprender y de seguir adelante. Sino no estaríamos hablando hoy.

-¿Es en estos momentos que el futbolista se da cuenta quién antes se acercaba por interés y quién es amigo de verdad?

Si, pero por mi forma de ser, que siempre fui honesto, y que podría cometer errores o tener defectos pero jamás hablé mal de un compañero y jamás le deseé el mal a nadie, porque quería que le vaya bien a todo el mundo, muchos acudían a mí. Y por eso creo que tengo mucha gente que hoy está conmigo todo el tiempo, muchos seres queridos.

-El 31 de diciembre de 2012 finalizó tu contrato con Liverpool y desde ese entonces no has jugado más al fútbol. ¿Qué has hecho en este tiempo?

Hoy que ya dejé Liverpool, estoy esperando una oportunidad del exterior que es lo primordial con mi representante. Lo esperaríamos hasta mitad de año, si no surge nada no queda otra alternativa que jugar acá, para no seguir perdiendo. Ahora estoy entrenando y esperando el momento para realmente dar ese paso que tanto se trancó y no se pudo dar.

-Sí o sí te querés ir al exterior.

Hoy lo que quiero es estar en un equipo afuera, jugar, demostrar que yo puedo. Lo quiero hacer por mí mismo, quiero jugar en el exterior, probar lo que se siente un cambio de aire. Porque haber estado tantos años en una institución fue lindo pero a la vez todo hubiese sido mucho más fácil si Liverpool fuese un equipo bien económicamente y yo no hubiese necesitado irme del equipo que quería.

-¿Esa oportunidad está cerca de concretarse?

Si, hablo con mi representante seguido. Es el que está al lado mío ahora. Se llama Pablo García, vive en Holanda. Me está ayudando mucho, todo el tiempo me llama, me pide que no decaiga y que esté fuerte que es lo importante en este momento.

PARA RECORDAR. Estas fueron las selecciones que integró Elías Ricardo Figueroa:

Sudamericano sub 17 – Venezuela – 2005

Yonatan Irrazábal, Mauro Goicochea, Alejandro González, Maximiliano Arias, Martín Díaz, Damián Suárez, Marcel Román, Vicente Olivera, Cristian Paz, Michel Acosta, Diego Arismendi, Marcelo González, Gerardo Vonder Putten, Maximiliano Flores, Emiliano Alfaro, Enzo Scorza, Gustavo Aprile y Elías Figueroa.

Mundial sub 17 – Perú – 2005

Yonatan Irrazábal, Mathias Rolero, Mauro Goicoechea, Gary Kagelmacher, Martín Díaz, Damián Suárez, Alejandro González, Maximiliano Arias, Michel Acosta, Marcel Román, Elías Figueroa, Gerardo Vonder Putten, Enzo Scorza, Maximiliano Flores, Diego Arismendi, Cristian Paz, Marcelo González, Santiago Alvarez, Vicente Olivera, Emiliano Alfaro.

Sudamericano sub 20 – Paraguay – 2007

Yonatan Irrazábal, Yai Fontes, Gary Kagelmacher, Alejandro González, Martín Cáceres, Martín Díaz, Damián Suárez, Juan Manuel Díaz, Cristian Paz, Marcel Roman, Mathías Cardacio, Gerardo Vonder Putten, Maximiliano Lombardi, Diego Arismendi, Edinson Cavani, Elías Figueroa, Leandro Silva, Enzo Scorza, Federico Laens y Juan Surraco.

Mundial sub 20 – Canadá – 2007

Yaí Fontes, Mauro Goicochea, Yonatan Irrazabal, Gary Kagelmacher, Alejandro González, Juan Manuel Díaz, Mauricio Prieto, Damián Suárez, Martín Cáceres, Mathías Cardacio, Marcel Román, Bruno Montelongo, Diego Arismendi, Enzo Ruiz, Gerardo Vonder Putten, Emiliano Alfaro, Elías Figueroa, Tabaré Viudez, Juan Surraco, Edison Cavani, Luis Suárez.

EL DATO. Yonatan Irrazabal, Alejandro González, Damián Suárez, Marcel Román, Diego Arismendi, Gerardo Vonder Putten y Elías Figueroa son los únicos futbolistas que estuvieron en los cuatro torneos.

¿DÓNDE ESTÁN HOY? Irrazábal perdió la titularidad en Defensor Sporting al igual que Alejandro González en Peñarol. Marcel Román es suplente en Bella Vista. Gerardo Vonder Putten juega en Unión Comercio de Perú. Damián Suárez es el único que juega en Europa, en Elche de España. Diego Arismendi es titular en Nacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>